Pago de las Horas Trabajadas y Reportadas en el Sector Minorista: Un Análisis de Ward versus la Compañía Tilly’s

Este artículo discutirá un caso reciente del Segundo Distrito de Apelaciones del Tribunal de Apelaciones de California, Ward versus la Compañía Tilly’s. El 4 de febrero del 2019, la Corte decidió que un empleado que trabaja en el sector minorista tiene derecho a un “pago por horas trabajadas y reportadas,” cuando el empleador programa a un empleado para un “turno de guardia” y necesita que el empleado llame dos horas antes de ese “turno de guardia” para saber si se necesitará que trabaje ese día. Aunque este caso probablemente se lleve a la Suprema Corte de California, el Segundo Distrito de Apelaciones también cubre a Los Ángeles, y por tanto es parte de la ley hasta que algo más suceda. Dado que es común que se necesiten empleados en “turnos de guardia” en el sector minorista, el caso por sí mismo vale la pena analizarlo profundamente.

Aunque es algo evidente en el derecho laboral que se deba pagar por “todas las horas trabajadas,” la mayoría de las demandas se llevan a cabo alrededor de las “horas trabajadas.” Una pregunta mucho más preocupante, pero igual de importante, se viene a la mente cuando se habla de los recursos para los pagos de los “turnos de guardia.” Este artículo va a discutir sobre: (1) la historia de las Órdenes Salariales de la Comisión de Bienestar Industrial, IWC, por sus siglas en inglés; (2) el lenguaje actual de los recursos relevantes de la Orden Salarial 7 de la Comisión de Bienestar Industrial, la disposición de salarios más relevante del sector minorista; (3) varios de los argumentos que se presentaron en el caso de la compañía Tilly’s; (4) la historia y el propósito de los recursos relevantes en la Orden Salarial 7 de la Comisión de Bienestar Industrial; y (5) una discusión de por qué las secciones (1) a (3) exigen que los empleadores paguen a los empleados que deben reportarse para confirmar su “turno de guardia” dos horas antes del inicio de ese turno.

  1. Historia de las Órdenes Salariales de la IWC

En 1913, la Legislación de California “hizo saber de las preocupaciones sobre los salarios injustos y las malas condiciones de trabajo – dando a la IWC autoridad para fijar los salarios mínimos, el máximo número de horas y las condiciones de trabajo,” y creó la Comisión de Bienestar Industrial (“IWC,” por sus siglas en inglés). Augustus versus la Compañía de Servicios de Seguridad ABM (2016) 2 California 5ta 257, 263. Siguiendo los lineamientos de la Legislación de California, en 1916, la IWC emitió órdenes salariales específicas para la industria – y los empleos; aunque a la IWC se le redujeron los fondos en 2004, esas órdenes todavía tienen vigencia hoy. Mendiola versus la Compañía de Soluciones de Seguridad CPS (2015) 60 California 4ta 833, 838, fn. 6. La orden salarial de mayor relevancia en el sector minorista es la Orden Salarial 7, que expresamente cubre a “todas las personas empleadas en la industria mercantil,” en lugar de las personas empleadas “en capacidad administrativa, ejecutiva o profesional.” Códigos Reglamentarios de California, título 8, § 11070, subdivisión (1)(A). La “industria mercantil” es “cualquier industria, negocio o establecimiento operado con el propósito de compra, venta o distribución de bienes o servicios a precio mayorista o minorista; o con el propósito de rentar bienes o servicios.” Id., subdivisión (2)(H).

  1. El Lenguaje Actual de los Recursos Relevantes de la Orden Salarial 7 de la IWC

Esta sección se referirá específicamente a los recursos del “tiempo pagado por presentarse” de la Orden Salarial 7 de la IWC. Al empleador se le exige pagarles a los empleados el “tiempo pagado por presentarse” en cualquiera de las siguientes situaciones:

“(A) Cada día laboral en el que se le exige al empleado reportarse a trabajar y sí se reporta, pero no se le pone a trabajar o se le carga con menos de la mitad del trabajo usual o planificado para ese día, debe pagársele la mitad del trabajo usual o planificado para ese día, pero nunca por menos de dos (2) horas ni por más de cuatro (4) horas, a la tasa regular de pago del empleado, que no debe ser menor al salario mínimo.”

EJEMPLO TÍPICO: Eric es empleado de una tienda, y típicamente trabaja 8 horas por día, y se le exige venir los viernes como un empleado adicional, en el día más ocupado de la semana para esa tienda. En uno de esos viernes, Eric se presenta a trabajar, pero es un día en que la tienda está inusualmente vacía y se le envía de regreso a casa. Bajo el trabajo diario habitual y bajo estos hechos, Eric tiene derecho a 4 horas de pago por presentarse a trabajar, porque se le exigió reportarse al trabajo y se le aplicó menos de la mitad de eso.

NOTA: Este caso demuestra que, si un empleador les exige a sus empleados llegar a trabajar antes del inicio de sus respectivos turnos, asumiendo que el empleado sí confirma su presentación al turno, es lo mismo a que el empleado esté presente en su trabajo; en otras palabras, los empleados sí se reportaron a trabajar, siguiendo las órdenes de su jefe.

“(B) Si a un empleado se le exige reportarse a trabajar por segunda vez en un día laboral y se le atribuyen dos (2) horas de trabajo en el segundo llamado, a dicho empleado debe pagársele a la tarifa regular de (2) horas de pago, que no debe ser menor que el salario mínimo.”

EJEMPLO TÍPICO: Eric trabaja en una tienda y se le calendarizan dos turnos diarios de 6 horas; el segundo turno de 6 horas es para mantener a los empleados disponibles por si la tienda tiene una jornada particularmente ocupada. En la mayoría de los casos, a Eric se le da permiso de irse a su casa sin tener que trabajar nada de su segundo turno. Bajo estas condiciones, Eric tiene derecho a 2 horas de pago por presentarse a trabajar, porque físicamente estuvo en su trabajo, aunque no haya sido puesto a trabajar.

“(C) El pago del tiempo por presentación no aplica cuando:

(1) Las operaciones no pueden comenzar o continuar por amenazas a los empleados o a la propiedad; o cuando sea recomendado así por las autoridades civiles; o

(2) Las utilidades públicas no proporcionan electricidad, agua o gas o hay un fallo en estas mismas utilidades públicas o el sistema de desagüe; o

(3) La interrupción del trabajo se debe a una causa de fuerza mayor u otra causa sobre la cual el empleador no tiene control.”

NOTA: Estas excepciones fueron creadas para perdonar al empleador de tener que pagar cuando ocurren circunstancias fuera de su poder, en lugar de que fuesen decisiones del negocio.

“(D) Esta sección no aplicará para los empleados con un estado de permanencia pagada, a quienes se les llama a trabajar en alguna labor ya asignada en un horario diferente al tiempo calendarizado ya reportado.” Código Reglamentario de California, título 8, § 11070, subdivisión (5).”

Este caso es simplemente uno de interpretación, y es importante entender los argumentos involucrados.

  1. Los argumentos

El punto crucial de la pregunta presentada, y la pregunta contestada, en este caso es qué significa “reportarse a trabajar,” particularmente en luz del hecho que la Orden Salarial 7 no define esa frase.

Por una parte, el empleador (Tilly’s) argumentó que un empleado debe estar físicamente presente en el lugar de trabajo, al comienzo de su turno, para que se pueda “reportar a trabajar” según lo ve la Orden Salarial 7; en contraste con simplemente llamar para confirmar la calendarización.

Por otra parte, el Demandante (Ward) dice que no hay razón para buscar excusas en el lenguaje, requiriendo presencia física, para poder proseguir con la Orden Salarial. Aún más, en la economía de hoy en día es cada vez más común que los empleados trabajen remotamente; por tanto, “reportarse a trabajar” debe incluir algo más que la presencia física, o algunos resultados absurdos pueden darse en un tipo de empleo emergente. Esto es particularmente cierto de acuerdo a la razón por la que la IWC y las órdenes salariales fueron decretadas en primer lugar, la Legislación de California “se preocupa sobre los salarios injustos y las malas condiciones de trabajo.” Augustus.

  1. La Historia de la Orden Salarial 7 y el “Tiempo Pagado por Presentarse”

Las primeras órdenes salariales, decretadas por la IWC en 1916, fueron designadas para establecer los salarios mínimos, los límites de horarios y las condiciones estándares para la protección de los menores y las mujeres. En un lapso de tiempo de 7 años, para 1923, las órdenes salariales cubrieron la mayoría de las industrias. La IWC revisó casi todas sus órdenes salariales entre 1942 y 1943. En 1942, la Junta Salarial de Industrias de Enlatados y Preservantes explicó la necesidad del tiempo pagado por presentarse:

“Permitir que un gran número de empleados venga a la planta cuando hay poco o nada de trabajo para ellos es un abuso serio. El testimonio a la Junta Salarial mostró que los empleados capaces, a través de la información recolectada por su organización, eliminaron este mal casi por completo. Sin embargo, los empleados incompetentes son capaces de hacer que los demás empleados paguen por su incompetencia. Es una ventaja algo obvia para el empleador poder tener una buena cantidad de empleados cerca por cualquier emergencia si no tiene que pagarles por ello… [¶] … [¶] … el pago por horas trabajadas y reportadas es una sanción que hará que los empleadores sean más cuidadosos para saber que hay trabajo y alguna compensación por el tiempo y los costos del empleado al reportarse.” (Kidd, Presidente, Comentario en el Reporte de la Junta Salarial de las Industrias de Enlatados y Preservantes (21 de julio, 1942) pp. 8–9.)

En respuesta, y efectivo 11 meses después, el 21 de junio de 1943, la IWC revisó la Orden Salarial 7, que incluía la siguiente concesión:

“Cada día que se le exige a un empleado reportarse a trabajar y sí se reporta, pero no se le pone a trabajar, o trabaja cuatro (4) horas o menos, el empleador debe pagar al empleado no menos de cuatro (4) horas a cincuenta centavos (50¢) por hora…” La IWC explicó que era necesario exigirles a los empleadores que paguen a los empleados que se reportan pero que no se pusieron a trabajar por “la prevalencia de dichas prácticas y para compensar al empleado por los costos de tiempo y transporte.” El mismo año, la IWC también revisó la orden salarial que gobierna a la industria de limpieza doméstica (orden salarial No. 5) para que incluya un requerimiento de tiempo pagado por presentarse. En 1979, la IWC adoptó la iteración que usa actualmente para la concesión de tiempo pagado por presentarse de la Orden Salarial 7. La IWC explicó que “el requisito para el pago por horas trabajadas y reportadas ha sido incluido históricamente en las órdenes de la comisión con el fundamento que es necesario el bienestar de los empleados, que sean notificados por adelantado cuando se deban hacer cambios a sus horarios de inicio de actividades. Se ha sopesado que un lapso de un máximo de cuatro horas de pago es adecuado para promover el aviso y calendarización justa. La historia revela que, como la Suprema Corte ha dicho, el propósito de la IWC en adoptar los requisitos del pago de horas trabajadas y reportadas es de doble función: para “compensar a los empleados” y “promover el aviso justo y la calendarización anticipada” Murphy, supra, 40 California 4to en las págs. 1111–1112.

  1. Conclusión

La Corte concluye que exigirles a los empleados llamar para dar a conocer si se necesita que se presenten a trabajar en turnos de guardia esto constituye como “reportarse a trabajar” basada en la historia y el propósito de la Orden Salarial 7 de la IWC. Específicamente, la Corte revisó la justificación de Augustus que “no se puede esperar que se siga fomentando la práctica de exigir a los empleados que estén al tanto, contra el tiempo e inconveniencias de algunos lugares particulares o dispositivos de comunicación, con el requisito de relevar a los empleados de todos sus deberes laborales y el control del empleador durante descansos periódicos de 10 minutos.” Augustus, supra, 2 California 5to en la pág. 269. La corte explicó: “Más aun…cualquier cosa más que estar en la llamada implica estar en el contexto de necesitar un tiempo de descanso, ese estatus obliga a los empleados a mantenerse pendientes y capaces de ser llamados para trabajar. Los empleados forzados a permanecer en la llamada durante un tiempo de descanso de 10 minutos deben terminar ciertas tareas: portar un dispositivo o hacer arreglos para que el empleador pueda contactarlo durante un receso, respondiendo cuando el empleador busque contactarse con él, y desempeñando cualquier otro trabajo si él lo requiere. Estas obligaciones son irreconciliables con la retención de la libertad del empleado de usar estos periodos de descanso para sus propósitos personales.” Id.

Similarmente, pedirles a los empleados mantenerse disponibles para trabajar hasta 2 horas antes de empezar un turno repentino les privaría del tiempo libre que poseen; les impediría calendarizar cursos o trabajar otro turno, porque no podrían estar seguros con certeza de poder estar disponible para esas actividades hasta que sepan que no están obligados por ley a trabajar.

“La decisión de la corte de secundar a Augustus está basada en la conclusión que si un empleador limita los tipos de actividades en los que un empleado pueda desempeñarse durante su tiempo libre, realmente no es tiempo que tienen libre. Ese análisis simplemente tiene resonancia en este caso, donde, como ya hemos descrito, el requisito del turno repentino del empleador limita cómo los empleados hacen uso de su tiempo libre – y no solamente por 10 minutos (durante los descansos, que, por su naturaleza, imponen “limitaciones prácticas en el libre andar del empleado”) Augustus, supra, 2 California 5to en la pág. 270, pero ahora durante muchas horas antes y durante turnos repentinos. Seguro, como ya lo hemos dicho, el requerimiento de los turnos repentinos de la compañía Tilly’s impone limitaciones significativas en cómo sus empleados usan tanto sus dos horas antes del llamado al turno, cuando tienen que estar disponibles para contactarse con la compañía Tilly’s, y durante la llamada en sí, cuando los empleados deben estar disponibles para trabajar. Por tanto, el requisito de la llamada al turno es inconsistente con tener tiempo libre, y por tanto es aplicable el pago del tiempo por presentarse.” Ward versus la Compañía Tilly’s.

Si a ti, o a alguien cercano a ti, se le pide contactarse antes de un llamado a un turno repentino, sin tener derecho al tiempo pagado por presentarse, contacta a un abogado del bufete Yeremian Law hoy; la Legislación de California busca protegerte, la Corte de Apelaciones de California está de acuerdo, y tú tienes derecho a una compensación.


Contact Us